¿Orugas en el huerto?

👉🏿Una de las situaciones que más se presentan cuando empezamos a cultivar orgánico y que al estar desconectados de la naturaleza —Nos sorprenden— es el hecho de que hay varios seres vivos (ademas de nosotros) que tienen hambre en la ciudad y que corren a comer de nuestro preciado huertito.
.
🤔¿Por que nos sorprende?
Es muy curioso, cuando vamos al súper o al mercado por alimento, ya es muy raro que nos toque alguna hoja mordida o algún pulgóncito succionando la savia de la hoja, y esto amigos agricultores, —si es de sorprenderse—, ya que esto significa que hubo un control de plagas un tanto agresivo y por eso nadie se atrevió a comerse las hortalizas o siendo menos sutiles: todos murieron antes de intentarlo 🙈. Esto nos ha hecho creer que si vemos algún “bicho” hay algo que está sucio o mal en el huerto.
.
✋🏿💚🤚🏿Tolerancia
Curioso es, que tenemos las ganas de comer natural, pero no nos gusta ver a la naturaleza expresarse tal y como es, y es que créeme que si tú método de agricultura es orgánico, y no aplicas ningún preparado constantemente, los pulgones, orugas, arañas y cualquier amiguito que ande por ahí, va a acercarse a probar, y probablemente también decida quedarse para reproducirse. Imagínate… un espacio con alimento vivo dentro de la ciudad… ¡Es un oasis para cualquiera!
.
👀¿Que hago cuando los vea?
☝🏿Primero que nada, No te alarmes tanto… acuérdate que sólo podemos llamarle plaga a aquello que genera un —desequilibrio— en el huerto, si hay una hortaliza con orugas, no es plaga. Si hay una hortaliza con algunos pulgones: ¡no es plaga!.
.
☝🏿☝🏿Segundo que nada:
Te recomendamos dejar una o dos hortalizas con pulgón dentro del huerto, si ya tienes un poco más, solo límpialo con la manita sin mucho drama. También te recomendamos dejar a las mariposas poner huevos en alguna hortaliza (de preferencia mastuerzo) y que sus bebés orugas 🐛 coman, crezcan y tejan sus capullos en el huerto. Así compartimos nuestro lindo ecosistema con ellos y ellos a cambio lo enriquecen con biodiversidad ✨.
.
🧠Y recuerda: Si no hay nadie comiéndose tu huerto, ¡tú tampoco te lo comas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *